Las cosas de mi embarazo, sólo por el placer de compartirlas y dejar constacia de ellas.

Sin intención de educar ni dar consejos, puesto que no hay dos embarazos iguales, supongo...

miércoles, 7 de julio de 2010

El gran poder de las pequeñas cosas

El sábado pasado, hace ahora cuatro días, coincidiendo con el partido España-Paraguay, la fiesta del Orgullo y el final de la temporada de nuestro Show, no estaba muy segura de si me iba a poner de parto o el pequeño Alberto iba a salir disparado directamente atravesando el ombligo como Alien.
Despues de pasar toda la mañana con un dolor infernal de riñones, cuando por la tarde me puse en pie y en marcha, comenzó el gran festival de las patadas, los cabezazos, los codazos y rodillazos a traición.
Nunca había visto mi barriga ni ninguna otra parte de mi cuerpo moverse de esa manera.
Ni los gases provocados por el atracón de un kilo de fabada podrían provocar unos meneos tan escandalosos. Me asusté, cómo no! y mucho!
Todos los médicos coinciden en que es muy bueno notar que el bebé se mueve... de acuerdo...
Y cuánto de bueno es que el pequeño individuo se ponga a bailar reguetón dentro de mi barriga???

Cuatro días despues de este inexplicable episodio, saliendo de la clase de la matrona, se me ha encendido la bombilla y creo que he encontrado el motivo:
El sábado, coinciendo con el partido España-Paraguay, la fiesta del Orgullo y el final de la temporada de nuestro Show, me dio un antojo muy poco habitual por mi parte. No me pasa casi nunca, pero el sábado necesitaba comer chocolate... aaahhhhh... chocolaaaaaateeee...mmmmm...
Pues sí, chocolate. Insisto, no me da muy a menudo por comer chocolate, no me va demasiado, pero cuando me da, me da. Y el sábado me dio, y de qué manera! Media tableta, un bollo relleno y media botella de batido: sobredosis de chocolate!

Esta mañana cuando acabábamos la clase de la matrona, una de las chicas le comentaba que su niño no se mueve. "Estimúlale", le decía la matrona, "date pequeños toques en la barriga, a ver si reacciona... y si no, come chocolate, que se moverá seguro"
Ahá... AHÁ!!!! Come chocolate... se moverá...  Seguro??? SEGURO!!!!

Uff... El pequeño Don Alberto no ha sido poseído... y a lo mejor la explicación es mucho más sencilla de lo que podía imaginar...


2 comentarios:

Kenny dijo...

De hecho, ¿no te decían para las ecografías que comieras chocolate antes? Así la criatura se mueve y cuesta menos saber cosas como el sexo.

Me alegro de que todo quedase en un subidón de azúcar y teobromina :D

satish19 dijo...

Asi que vas a tener que ascenerte de chocolate, la verdad que provoca excitación (según el nivel de cacao).

Cuidate mucho y un abrazo.