Las cosas de mi embarazo, sólo por el placer de compartirlas y dejar constacia de ellas.

Sin intención de educar ni dar consejos, puesto que no hay dos embarazos iguales, supongo...

sábado, 24 de abril de 2010

Los Superpoderes de Las Supermamás



Este repentino sentido del olfato tan agudo fue la primera señal que me hizo sospechar que podría estar embarazada.
Dicen por ahí que es un síntoma de los primeros meses de embarazo. Sí, sí... de los primeros y de los terceros y de los quintos, de momento...


La fuerza bruta en este segundo trimestre también es algo bastante particular... aun sabiendo que no es conveniente coger pesos ni trasladar cosas pesadas, una tiene dentro una energía que le hace creerse capaz de acunar elefantes en los brazos.
Increíble, teniendo en cuenta que debido al “esponjamiento” de las plantas de los pies a veces no puedo ni separar lo talones del suelo, pero cierto.


El superpoder que más entusiasmada me tiene, es esa especie de equipo de radiodiagnóstico incorporado que me hace ver (u oler) la mezquindad y la tontería de la gente a distancia.

El ser humano por naturaleza, tiende a mentir, por mucho que te diga que te jura lo que te cuenta y por mucho que sea tu amigo. Y también hay mucho personaje al que le gusta demasiado el vacile molesto.

Bien, esto lo sabemos todos, se supone. Pues es quedarse embarazada y desarmar hasta al más sutil que se piensa que te la está metiendo doblada.


Vamos, que se le ve el plumero a todo quisqui de una manera insultante.

 
Claro, luego hay quien se lamenta por ahí de que eres borde, que lo soy por supuesto, ahora mismo mucho, ya lo avisé en su momento. Pero cómo no voy a ser borde si lo que me estás contando no te lo crees ni tú? Pues qué quieres que te diga... “vete a la mierda”, como poco.


También contaba por ahí hace poco que mi paciencia está rozando sus límites.
Vamos a ver, tengo un futuro por delante que poco tiene que ver con lo habido hasta ahora y tengo muchas cosas que aprender, llevo una persona de carne y hueso dentro de la barriga, cuya salud y su bienestar dependen tan sólo de mí y de la madre naturaleza, además de una persona de carne y hueso llevo el peso de más de 10 kilos a los que no estaba acostumbrada y que cansan, y tengo muuuuuchas cosas importantes en las que pensar como dónde pondremos la cuna o cómo se va a llamar nuestro hijo.


Con tantas cosas que son más importante que cualquier otra cosa de este mundo, cómo voy a echar paciencia para aguantar tanta tontería con la que nos gusta a los estúpidos seres humanos perder el tiempo?? A ver... señores, piensen... y si lo que me van a contar no es más importante que la marca de los pañales de mi bebé, déjenme en paz que estoy hasta el moño de escuchar bobadas.

Aún así, cada día me topo con individuos que creo que me ven como una figura maternal, pero de manera equivocada. Me explico: yo soy madre, madre de mi bebé, no soy TU madre. Entendido?
Claro, esta necesidad de llamar la atención y de que les andes haciendo cariños y cucamonas, pues cansa que no veas, y mi paciencia se sigue agotando, porque un porcentaje bastante altito de la gente que me encuentro, me agota con estas necesidades tan... infantiles.



Bueno, que una persona embarazada tenga menos tolerancia con la estupidez humana me parece la cosa más normal del mundo, aunque para mí, pertenece a esta parcela de los superpoderes que he adquirido con la preñez.


Y según parece esto de los superpoderes es algo que va en aumento y cuando una mujer da a luz sufre la transformación completa y evoluciona en súperheroína con mallas y capa y es capaz de salvar el mundo!!! Waaaaoooo!!!

...


Ejem... Sí, el que a una se le pire un poco la pinza y fantasee con otras dimensiones o realidades paralelas es síntoma del embarazo... también. ;)



4 comentarios:

Sybeline dijo...

Por eso será que las madres siempre pillan las mentiras... O que acongojan a los calcetines: "como vaya yo verás como aparecen" y oye! aparecen!

Susana Guerrero dijo...

Jajajaja!!! como por arte de magia! es la caña! XDDD

Sweet Gwendoline dijo...

Lo que necesitas es ir a cenar con una persona completamente ridicula... que pena que ahora mismo viva tan lejos...

satish19 dijo...

Ya de cabaretera a azote social, no se porque pero va a ser toda una mama y por lo que veo nadie te va a poder tapar la voca.

Por cierto ¿ya tienes ese tipo de lavia que solo desarrollan las lenguas más afilidas?.

UN abrazo.